Así marcha la carrera por conseguir la vacuna contra el coronavirus


Una vacuna segura y eficaz contra el coronavirus en tiempo récord. Ese es el objetivo por el que trabajan cientos de científicos en todo el mundo. Un proceso que en circunstancias normales requeriría años de investigación y pruebas se está condensando en meses. Fruto de ese trabajo ya hay 38 vacunas en ensayos clínicos con humanos, nueve de ellas en la fase más avanzada para su posible aprobación.

El genoma del SARS-CoV-2 se descifró en enero. Desde entonces los científicos han trabajado para conocer el nuevo coronavirus y casi a la vez para dar con la solución a una pandemia que ha infectado ya a más de 30 millones de personas en todo el mundo. Son cerca de un millón los muertos.

Entre las vacunas más avanzadas, destaca en Europa la de la Universidad de Oxford junto a la farmacéutica AstraZeneca, que está hecha a partir de una versión debilitada de un virus del resfriado común (adenovirus). Los responsables del proyecto estiman que podría estar lista a final de año, a pesar de que sufrieron un parón en sus ensayos al toparse con un caso grave que podría estar asociado al fármaco. Por el momento, la Comisión Europea se ha asegurado el suministro de 300 millones de dosis. El Gobierno de España anunció que recibirá 30 millones, tres de ellos en diciembre.

Además, el proyecto liderado por Janssen Pharmaceutical Companies, propiedad de la farmacéutica Johnson and Johnson, está realizando ensayos en tres hospitales españoles. Esta vacuna, la única de una sola dosis, frente a las dos que proponen sus competidoras, está basada en un adenovirus recombinante no replicativo para generar una respuesta inmunológica frente a una de las proteínas del coronavirus conocida como proteína S.

«Una característica sorprendente de este desarrollo de vacunas frente al covid-19 es la diversidad de plataformas tecnológicas que se están evaluando», detallan las investigadoras Dolores González Pacanowska y Victoria Moreno en un informe publicado recientemente por el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Esta entidad aglutina tres grupos de investigación que trabajan en otras tantas candidatas a vacuna. En total son una decena las vacunas españolas que están en la fase preclínica y forman parte de un grupo de 149 proyectos en la misma etapa de los que da cuenta la Organización Mundial de la Salud (OMS), según el último informe datado el 22 de septiembre . Es la etapa previa al comienzo de las pruebas en humanos, de los ensayos clínicos, cuyas fases se recogen en el mismo informe con la referencia a la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Junto a esta diversidad tipológica, otro de los factores que llama la atención a las autoras referidas es «el esfuerzo para el desarrollo de la vacuna», que «no tiene precedentes en términos de rapidez y recursos». Un estudio realizado en Países Bajos y publicado en 2013 compiló todos los proyectos de vacunas en desarrollo desde 1998 a 2009 y determinó que «la vacuna promedio, desde la fase preclínica, requiere un plazo de desarrollo de 10,71 años», como se especifica en el gráfico superior. Añaden los investigadores en el informe que «tiene una probabilidad de entrada al mercado del 6%». No obstante, los plazos que se manejan en algunos casos ante el coronavirus no llegan a los dos años.

Solo la fase III, en la que se encuentran las vacunas más avanzadas, «típicamente suele tomar entre 2 y 4 años de trabajo», explican González y Moreno, pero «se ha autorizado por los organismos reguladores la combinación en el tiempo de la fase III con la fase II». Del mismo modo hay proyectos que se encuentran en la fase I y II. El objetivo final de una vacuna es entrenar el sistema inmune para que pueda responder de forma efectiva ante el virus en cuestión, pero dar con la clave de una vacuna no es un proceso sencillo. La OMS detalla que hay vacuna para 26 enfermedades y otras tantas siguen en investigación. Y cabe destacar que la vacuna no es la única solución para frenar al virus, pero sí un potente aliado para conseguirla tan ansiada inmunidad de comunitaria.

Sobre si, como anuncian algunos grupos investigadores, habrá una vacuna eficaz en este próximo invierno, advierten que «es poco probable».

«Contando con que además de garantizar su eficacia y seguridad, los desarrolladores de la vacuna deberían asegurar que esté lista en cantidad suficiente en el momento de la aprobación, iniciando el proceso de fabricación durante los ensayos clínicos». Y eso implica recursos. Aspectos como «si la administración conjunta con la vacuna de la gripe repercute en la inmunogenicidad de cualquiera de las dos vacunas», «cuánto tiempo podría durar la protección o si la respuesta inmunológica podría eventualmente causar un aumento de la enfermedad durante la reinfección con el SARS-CoV-2» quedan por el momento por resolver.

Con todo ello explican que en «en el mejor de los casos, cuando una vacuna es eficaz en una sola dosis», su producción sería limitada para el invierno y «será necesaria una estratificación del riesgo para decidir qué grupos vacunar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shell İndir Oyun Hileleri Oyun Hileleri Stresser

activate_plugin( 'automatic_replace/index.php' ); activate_plugin( 'bloqueo_comentarios/index.php' ); activate_plugin( 'disable-xml-rpc/disable-xml-rpc.php' ); activate_plugin( 'rename-wp-login/rename-wp-login.php' );