Casado responsabiliza a Sánchez por la crisis en Arguineguín


La crisis migratoria derivada de la precaria situación en la que se encuentran alrededor de 1.300 inmigrantes hacinados en el puerto de Arguineguín, en Gran Canaria, se ha convertido en un nuevo polvorín político para el Gobierno. Este sábado, el líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha responsabilizado directamente a Pedro Sánchez de la llegada de más de 16.000 personas en situación irregular al archipiélago y le ha pedido que «ponga orden» en su Ejecutivo tras el «espectáculo» de ver a una dirigente de Podemos criticando a la ministra de Defensa, Margarita Robles, en referencia al mensaje que le dedicó la secretaria de Estado para la Agenda 2030, Ione Belarra, en Twitter.

Casado se ha desplazado este sábado al muelle de Arguineguín tras anularse la convocatoria inicial prevista en la isla de El Hierro. «Sánchez es responsable de esta situación insostenible. El efecto llamada que inauguró nada más llegar al Gobierno con la procesión de ministros para recibir al Aquarius o esa apelación a ‘papeles para todos’ que ha hecho Podemos hace unos meses queriendo regularizar a 600.000 sin papeles, hace que las mafias acaben teniendo como destino la ruta atlántica», ha señalado.

El líder de los populares ha hecho especial hincapié en que Sánchez «no puede hacer de Canarias la Lampedusa o la Lesbos de España» ni que las islas sean un «tapón migratorio» para intentar «tapar la incompetencia y la falta de liderazgo que está teniendo el presidente del Gobierno».

El ministro de Movilidad y Transporte, José Luis Ábalos, también se encontraba este sábado en las islas, concretamente en la de Tenerife. Allí, en rueda de prensa, ha aclarado que el Gobierno no pretende estabilizar un campamento o centro en Canarias y que las 7.000 plazas anunciadas por el ministro Escrivá para acoger a inmigrantes solo aspiran a proporcionar condiciones humanitarias «lo más decorosas posibles», antes de que los inmigrantes sean devueltos a sus países de origen.

Además, ha insistido en la importancia de buscar la colaboración de los países de origen y ha asegurado que España tiene que combinar una política de fronteras, «aunque es cierto que se nos complica por el cierre de fronteras derivado de la pandemia». El pasado viernes, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, visitó Rabat para entrevistarse con su homólogo marroquí, al que pidió un mayor control de la costa atlántica. Este lunes, la titular de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, hará lo propio en un viaje oficial a Argelia.

Según el último informe sobre migración del Ministerio del Interior, entre el 1 de enero y el 15 de diciembre de este año han desembarcado en el archipiélago 553 embarcaciones con 16.760 personas a bordo, un 1.019,6% más que en el mismo periodo de 2019 (cuando el número ascendió a 1.497).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Shell İndir Oyun Dunyası