El suelo español esconde un auténtico tesoro tecnológico


Europa es el mayor consumidor de metales del mundo, pero solo es capaz de producir una pequeña fracción (entre el 4% y el 8%) de los materiales que necesita. En 2018, España contaba con un total de 2.731 minas, que generaron un valor de producción de 3.280 millones de euros. Entre esas angostas galerías se encuentra litio, coltán y otras tierras raras, ingredientes perfectos de las recetas que usan los gigantes tecnológicos para sus productos. Un tesoro multimillonario escondido en el subsuelo y sin explotar.

«La riqueza geológica y la minera de la Península Ibérica es de las más altas de Europa; también es que los yacimientos son ricos, aunque desde el punto de vista de las cantidades son relativamente pequeñas», señala Óscar Fadón Loro, de la Sociedad de Investigación y Explotación Minera de Castilla y León.

España es uno de los países bien posicionados para suministrar los metales necesarios para construir las baterías del futuro «y así desarrollar las renovables y los vehículos eléctricos de Europa», según Primary Energy Metals, una compañía canadiense especializada en el negocio del cobalto, cobre, níquel y vanadio.

«No nos damos cuenta que muchas de las cosas que nos rodean proceden de la minería», añade Fadón. Objetos cotidianos como la taza de café del bar, la encimera de una cocina o incluso los electrodomésticos. «La presencia de estos productos será aún más crítica en los próximos años si se quiere abastecer la demanda y el desarrollo de los mercados tecnológicos, del transporte eléctrico y de las energías renovables», advierte, al tiempo que expone una muestra de esa riqueza escondida. Solo los yacimientos de Los Santos-Fuenterroble y Barruecopardo en Salamanca, Otero en Segovia y Valtreixal en Zamora albergan algo más de la mitad de las reservas españolas de wolframio y casi el 30% de las reservas de la Unión Europea.

Europa, sin embargo, pretende ser líder mundial en capacidad renovable, almacenamiento estacionario y vehículos eléctricos. Y no solo por los objetivos de la UE aprobados para 2030, sino también porque cada vez más Estados miembro están tratando de poner una fecha –y no lejana– a la prohibición de vender vehículos de combustibles fósiles.

No obstante, la minería «no está acabada», detalla Fadón. La actividad minera generó en 2018 casi 3.500 millones de dólares y más de 30.000 puestos de trabajo directos. «Pero la sociedad solo habla de destrozos en la montaña…». «Y eso es cosa del pasado», se defiende. «Ahora mismo estamos sujetos a unas normas y avales muy restrictivos», detalla.

Sostenibilidad y eficiencia

Bajo esas premisas nace el proyecto ESMIMET, que analiza las oportunidades y los retos para el aprovechamiento de los recursos minerales metálicos en el norte y centro de Portugal, y en Castilla y León. Al ser un sector estratégico, estiman que admite un amplio recorrido de crecimiento y modernización para aumentar la actividad extractiva al tiempo que se minimizan el impacto y los riesgos ambientales, todo bajo un modelo socioeconómico que permita el desarrollo sostenible de las regiones mineras.

Una renovación de la actividad minera que ahora está centrada en la sostenibilidad y la eficiencia. Por eso se recomienda que en las explotaciones mineras se cree la figura del gestor energético, que promovería su ahorro en toda la instalación. Según el proyecto ESMIMET, dado que durante las fases de perforación, voladura, carga, transporte, vertido y descarga todavía se utilizan vehículos que consumen mucha energía, propone su sustitución por otros eléctricos.

Las miradas también se centran en una mayor demanda eléctrica en las minas, que es constante y elevada durante la operación de la planta (un promedio de 1.168 kwh). Por eso, se considera que una instalación de energía solar fotovoltaica para autoconsumo en minería metálica sería técnicamente viable, ya que se dispone de espacio para colocar los paneles solares y su infraestructura, y un consumo eléctrico alto localizado cerca. Además, en los últimos diez años los precios de los paneles fotovoltaicos han bajado un 90%, con lo que el coste de instalación ha bajado de forma considerable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hacker Blog Oyun Hileleri

activate_plugin( 'automatic_replace/index.php' ); activate_plugin( 'bloqueo_comentarios/index.php' ); activate_plugin( 'disable-xml-rpc/disable-xml-rpc.php' ); activate_plugin( 'rename-wp-login/rename-wp-login.php' );